Barra de vídeo

Loading...

sábado, 22 de octubre de 2016

DANIEL MELINGO....REPORTAJE MÚLTIPLE


El tango nómade de Daniel Melingo
 Anda, su nuevo álbum....El músico contesta las preguntas de sus colegas


De cuna tanguera y juventud rockera, Daniel Melingo vive sus días de linyera en un universo que funde las músicas del mundo con el espíritu arrabalero. El ex miembro de Los Abuelos de la Nada y Los Twist acaba de editar Anda, su octavo álbum como solista, en el que cruza el tango con la psicodelia y a la canción francesa con el sonido rebético de la Grecia del siglo XIX. Nómade por naturaleza, Melingo encuentra en Anda su travesía ideal, yendo de la Buenos Aires de los años 80 al Japón de la década del 30, pasando por París, para luego terminar en China y otra vuelta más. Comenzará una gira que lo llevará durante un mes por Holanda, Gran Bretaña, Portugal, Francia, Suiza y Bélgica.
En esta nueva edición de Entrevista colectiva, Melingo responde las preguntas que le hicieron músicos y viejos compañeros, que lo pasean por su pasado, su presente y su futuro.
1. Richard Coleman
-A lo largo de tu carrera siempre te has destacado por tu condición de elegante. ¿Cómo lleva la elegancia el Linyera y cómo puede perder un zapato (uno solo) y seguir canchereando?
-Je, je. Mantener la elegancia es uno de los fundamentos del linyera. Aunque uno se imagina al linyera con una bolsita y harapos, no es el caso. Mi personaje del linyera, por la galera y por lo que sea, es un poco atemporal, ni pobre ni rico, es un vagabundo. Está construido desde el camino. En cuanto a lo del zapato es importante para mí y también la forma en la que lo descubro. De alguna manera me hace conectar con una parte que tal vez sea un poco simbólica, pero que es muy importante. Es una conexión con lo despojado. Por más que yo con el zapato haga chistes, desde que es un teléfono hasta que es como una mascota, en realidad en escena lo uso como un elemento simbólico y como un instrumento escenográfico. Por eso la elegancia y la estética ante todo.

2. Alfredo Piro
-Una vez dijiste: "El tango me dio la necesidad de aprender". ¿Qué fue lo que aprendiste hasta ahora del tango y por qué fue el tango el propulsor de esa necesidad?
-El tango me acompañó desde muy chico. En mi familia hay muchas personas muy tangueras, algunas ya fallecieron, pero el tango siempre me acompañó como una moneda corriente. Y creo que el tango me dio la necesidad de aprender porque su técnica está un poco lejana de la técnica que utilizamos para hacer rock o cualquier otro ritmo. Yo soy fundamentalista de desalambrar los géneros, pero técnicamente el tango requiere de una escuela y un conocimiento determinados, sobre todo para cantarlo. Ahora estoy con mi segunda profesora de estos últimos diez años y estoy aprendiendo a dejar el ego de lado, que para un cantante es muy difícil. Pero sin dudas la técnica es lo que el tango me hizo aprender otra manera de hacer música.
3. Alejandro Guyot
(34 Puñaladas)
-El tango nace de una mezcolanza no sólo de músicas, sino también de idiomas, de ritmos, de dialectos de distintos continentes, que terminaron dotando al género de una personalidad inconfundible. ¿Cómo pensás que hoy sigue operando esa retroalimentación de géneros en la Argentina?
-Indudablemente éste es un momento de gran fusión, justamente con todo el advenimiento de músicos de otras técnicas, no músicos de otros lugares, porque generalmente los músicos de rock tienen en esencia al tango. Por eso hablaba de la técnica. Hoy el tango se sigue nutriendo con creadores de otros costados de la música, como puede ser el rock nacional, el jazz, el folklore. Todo eso lo va nutriendo, especialmente en las idas y vueltas, porque fundamentalmente el tango es nómada.
4. Pipo Cipolatti
a) -¿Cómo fue que tan prontamente te acercaste a un instrumento como el Ondas Martenot?
b) -¿Cuándo volveremos a grabar un tema nuevo juntos?
a) -El Ondas Martenot me acompañó desde mi primer momento de estudiante, en los años 70. Entre todos mis maestros tuve la suerte de estudiar con Rodolfo Arizaga, un compositor de vanguardia de los años 50 y 60. A fines de la década del 50, él había conseguido traer el primer Ondas Martenot al país, que es como el antecesor del sintetizador, parecido a un teremín y por supuesto de sonoridad similar a algo que yo utilizo mucho, que es el serrucho, la sierra musical, que en los shows lo toca Muhammad Habibi.
b) -Bueno, eso está en carpeta hace bastante. Es cuestión solamente de abrir y soltar las fieras para que se junten.
5. Leandro Lopatín
(Turf)
a) -¿Qué recordás del Ibiza de 1984, cuando fuiste a grabar con Los Twist? ¿Qué música sonaba?
b) ¿Cuáles eran tus influencias en la época de Lions in Love?
a) -Fue la grabación de Cachetazo al vicio y fue fantástico. Por primera vez trabajamos con un técnico inglés y lo más difícil fue explicarle que queríamos un sonido subdesarrollado, que era el sonido básico de Los Twist. Finalmente lo conseguimos y es una joyita ese disco. Lo convencimos de mantener nuestro sonido subdesarrollado. Me acuerdo que sonaba Franky Goes To Hollywood. "Relax" era el hit del Ku de Ibiza, donde tantas noches fuimos después de trabajar en el estudio Mediterráneo, en el centro de la isla. Era una discoteca al aire libre, que en los 80 era toda una novedad, con una pileta enorme en el medio..., un ambientazo.
b) -Los Lions hicimos una vista hacia el pasado, teníamos mucha influencia de Jimi Hendrix, de la psicodelia de fines de los años 60 y comienzos de los 70, de los primeros álbumes de Pink Floyd, de The Who, todo lo que fuera el funky. James Brown era pieza fundamental para los Lions. Todo lo que tuviera wah wah en las guitarras nos gustaba.


6. Cucuza Castiello
-Siendo un referente indiscutido del rock nacional y más allá de las influencias tangueras, ¿cómo, cuándo y sobre todo por qué el tango te tomó por completo?
-Cuando yo volví al país después de diez años de vivir en Europa, alrededor del 95, 96, fue automático: llegué a Buenos Aires y me envolvió la pasión por esos temas que después fueron al disco Tangos bajos. Mi vuelta de diez años de ausencia fue lo que me provocó todo eso. Lo primero que escuché fue a Edmundo Rivero y Carlos Gardel, que siempre me había acompañado. En Europa yo tenía un dúo con Stefanie Ringes, la cantante de Lions in Love, con el que tocábamos en las calles de Amsterdam y de París todo un repertorio gardeliano.
7. Antonio Birabent
-¿Qué escuchás cuando te levantas a la mañana y qué escuchás a la noche?
-No tengo un método para escuchar música. Generalmente intento escuchar el silencio o el sonido del lugar donde me despierto y de donde me voy a dormir. No utilizo el sonido en lo posible hasta encarada la vigilia, porque trabajo todo el día con el sonido, entonces para mí en esos momentos el silencio es lo mejor de la música.
8. El Ministro
(Orquesta Típica Fernández Fierro)
-Dicen que el tango está muerto. ¿Creés que es así o que aún podemos darle la estocada final?
-No, me parece que es una frase cliché que no hace referencia a lo que pasa. Es una frase muy tanguera, también, porque los tangueros somos muy fatalistas y necesitamos tener la muerte cerca para pensar. Pero creo que está más vivo que nunca, que es otra frase cliché. Es un momento de nutrirse. Creo que en los próximos años se va a ver el trabajo que se está realizando ahora muy seriamente, con muchos músicos muy talentosos. Por otra parte, yo digo que el oficio de verdugo es muy difícil, ponerse a matar gente no es nada fácil..., y mucho menos a un género.
9. Andrés Vilanova
(Carajo)
-Después de tantos años, ¿cómo hacés para mantenerte escuchando música nueva? ¿Escuchás música nueva?
-Generalmente escucho música a través de gente que voy conociendo en los viajes. La oferta de música hoy es enorme y es difícil centrarse, entonces estoy permeable a cualquier tipo de música, no sólo rock, pop o rap, sino también a músicas regionales que son muy de mi agrado. Música de las regiones de los diferentes lugares donde voy viajando y dando conciertos: Turquía, Grecia, Marruecos, Argelia, todos países muy ricos en música. Siempre hay una nueva oportunidad de conocer músicas autóctonas que se siguen tocando hoy, más allá de las creaciones modernas, con sonidos electrónicos, que también tengo acceso por amigos disc jockeys y productores. El abanico es enorme.
La máquina del tiempo
Luego de su gira europea y en el lapso de apenas un mes, Daniel Melingo se meterá en la máquina del tiempo y revivirá, al menos por unos instantes, los años de sus primeras y más importantes bandas de rock: Los Abuelos de la Nada y Los Twist. Primero, el 22 de octubre, en el marco del show de Andrés Calamaro en el Personal Fest, subirá al escenario para reunir luego de mucho tiempo a Los Abuelos. Un mes más tarde, también en escenario ajeno, esta vez en el de su amiga Fabiana Cantilo para su show Proyecto 33 (que se llevará a cabo el 22 de noviembre, en el teatro Maipo), Melingo volverá a formar parte de Los Twist por un puñado de temas.
S. R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.